nefertary-meritenmut
—Pero no es lo que tú querías, ¿no? ¿Querías hacer una película sin que se enterara nadie?
—No pero… no dejo de pensar que debería haberlo dejado. Cancelarlo todo. No merece la pena morir por una película.
—Te equivocas —dijo con mucha convicción—. He estado en países en los que la gente no puede hacer películas, donde la libertad de expresión te puede llevar a la cárcel o al paredón. Todo el mundo debería pasar, obligatoriamente, una temporada en un país de esos. Te cambia la vida. Mucha gente cree que la libertad es algo normal y no saben lo que es vivir privados de ella. Vuelves a casa y piensas «Gracias a Dios», porque vives en un país donde nadie te persigue, ni te oprime ni te aterroriza, nadie te impone una reli­gión… —iba contando con los dedos a medida que lo iba diciendo—. Tienes libertad de expresión, puedes mostrarte en contra de las decisiones del gobierno. ¿Has oído alguna vez la frase: «Lucharé a muerte para proteger tu derecho a no estar de acuerdo conmigo»? Frank lo hizo. Luchó a muerte. Frank y Matt y Scout y Jeremy y… —sacudió la cabeza—. Todos se sacrificaron por nuestro país y hay otros, como ellos, que se sacrifican cada día. No tienes ni idea de lo que es estar ahí fuera, expuesto a esos riesgos, ver cómo tus amigos mueren y luego volver a casa y ver esto… —intentó encon­trar las palabras correctas—. Ver a gente, que intenta silenciar a otros sólo porque no están de acuerdo con ellos. Personas llamando antipatriotas a otras porque no comparten las mismas opiniones. Frank no murió por eso, murió por la demo­cracia, por un país gobernado por el pueblo, donde todas las voces, incluso las menos populares, tuvieran derecho a ser escuchadas. (…) »Estamos en guerra. Los hombres y muje­res que están ahí fuera, en esos países, están luchando por la liber­tad. Y cuentan con gente como tú para que, desde aquí, les des un motivo para seguir luchando. La opresión empieza cuando cedemos ante una amenaza, cuando permitimos que nos silencien.

Pasiones cruzadas. (via nefertary-meritenmut)

demasiada razón.